viernes, 23 de julio de 2010

El síndrome de Asperger impide anticipar las acciones

Unos investigadores de Dinamarca y Reino Unido han descubierto que, en una prueba no verbal, los adultos que padecen síndrome de Asperger (un trastorno que pertenece al espectro autista) no son capaces de anticipar de forma espontánea las acciones de los demás, a diferencia del resto de las personas desde tan sólo los dos años de edad. Sus hallazgos, publicados en la revista Science, difieren radicalmente de los resultados ofrecidos por pruebas similares de tipo verbal, que sí son capaces de superar quienes padecen este síndrome, y sugieren que estas personas pueden desarrollar estrategias para sortear sus limitaciones neurológicas.

Hay muchos adultos a quienes se ha diagnosticado síndrome de Asperger cuya inteligencia es superior a la media pero que experimentan dificultades en sus interacciones sociales cotidianas. En parte, estas dificultades se deben a su aparente incapacidad para predecir lo que otra persona podría hacer o decir partiendo únicamente de lo que ya saben sobre los conocimientos o las creencias de ese otro individuo.

Esta capacidad de anticipación se estudia, por ejemplo, con la «prueba de falsa creencia» de Sally y Ann (Sally-Ann False Belief Task, FBT): Sally deja una canica en una cesta y sale de la habitación; Ann cambia la canica a una caja; Sally vuelve y busca la canica donde la dejó. Si se pregunta dónde buscará Sally la canica a un niño cualquiera que sea consciente de que las acciones de Sally se basarán en lo que ésta considera cierto, el niño dirá que Sally irá a buscar la canica a la cesta.

Muchos niños que tienen Asperger responden de forma incorrecta, pero los afectados cuya capacidad verbal es especialmente elevada suelen superar la prueba. Esto pone en duda la teoría de que los problemas relacionados con la «interacción social recíproca» que experimentan quienes padecen trastornos de tipo autista se deben a un fallo neurológico que les inhabilita para atribuir estados mentales a sí mismos y a los demás.

En el estudio referido, un equipo de científicos del Hospital Universitario de Aarhus (Dinamarca) y de la Universidad de Londres (Reino Unido) emplearon una versión modificada del FBT de Sally y Ann para hallar indicios de que los individuos con Asperger especialmente dotados aprenden a razonar la situación planteada para deducir la respuesta correcta, pese a su dificultad para atribuir estados mentales de forma espontánea.

Los investigadores sometieron a un FBT de Sally y Ann no verbal a diecinueve adultos con Asperger y a diecisiete adultos «neurotípicos». En lugar de solicitar una respuesta verbal, los científicos examinaron los movimientos oculares de los individuos en el transcurso de la prueba. «Es más probable que un niño autista dé una respuesta verbal correcta que una mirada de anticipación correcta», explican el artículo.

Los científicos observaron que los adultos con síndrome de Asperger solían mirar con la misma atención hacia la cesta y la caja, en lugar de mirar sistemáticamente a la caja escogida de forma errónea por el personaje de la historieta. Esto indica que quienes padecen Asperger no atribuyen estados mentales de forma espontánea a los demás, pero que, si se les pide, sí son capaces de hacer cálculos y deducciones. No obstante, aunque una cavilación pausada y deliberada sobre los pensamientos de los demás puede, efectivamente, conducir a la respuesta correcta, no es lo mismo que la capacidad espontánea y automática de atribuir pensamientos internos a otras personas.

«Se da un contraste llamativo con los niños neurotípicos de dos años de edad, que al realizar la misma tarea miran al lugar correcto de manera espontánea», se señala en el estudio. «Es improbable que se deba a diferencias en la motivación, puesto que los adultos neurotípicos presentaron el mismo sesgo que los niños que tienen un desarrollo normal, mientras que el grupo con Asperger supo mirar al lugar correcto de manera anticipatoria en ensayos de familiarización en los que no tenían que razonar sobre las creencias de nadie.»

Los investigadores concluyen que el desarrollo de la capacidad de «mentalizar» (es decir, comprender los deseos y las creencias de los demás) en una etapa temprana no es indispensable para desarrollar la capacidad de anticipar las acciones de los demás en etapas posteriores de la vida.

«Opinamos que un aprendizaje compensatorio puede ayudar a salvar las limitaciones neurofisiológicas, aunque no se solucione la causa original de dichas limitaciones», concluyen en el estudio. «La existencia de tal aprendizaje compensatorio explicaría la aparente paradoja que se da entre los resultados positivos en pruebas FBT explícitas y las dificultades sistemáticas en las interacciones sociales cotidianas que experimentan quienes padecen el síndrome de Asperger.»

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen articulo, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)
roulette

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el articulo, muchos saludos desde Chile!

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el articulo, felicitaciones desde Panama!

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el articulo, saludos desde Mexico!

Anónimo dijo...

Muy buen post, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)

Anónimo dijo...

Saludos, muy interesante el post, espero que sigas actualizandolo!

Anónimo dijo...

Interesante articulo, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)

Anónimo dijo...

Muchos saludos, muy interesante el articulo, espero que sigas actualizandolo!

Anónimo dijo...

Muchos saludos, muy interesante el articulo, espero que sigas actualizandolo!